LOOK

Almodóvar En Carne Viva

Cada nuevo título de Pedro Almodóvar revoluciona el panorama cinematográfico nacional y, por suerte para todos, parece que volverá a ocurrir con su próxima película.

Cada nuevo título de Pedro Almodóvar revoluciona el panorama cinematográfico nacional y, por suerte para todos, parece que volverá a ocurrir con su próxima película.

Dolor y gloria‘ nos presenta a Salvador Mallo, un director de cine en el ocaso de su carrera que rememora su vida a base de recuerdos y reencuentros para hablar de amor, pasión, pérdida y creación.

Una de las entrevistas más esperadas.

The film recounts “a series of meetings, some physical, others remembered decades later, of a film director now in his twilight years,” Almodovar said. It will encompass “the first loves, the second loves, the mother, mortality, an actor with whom the director worked, the ’60s, the ’80s, current times, and the emptiness, a sense of incommensurate emptiness, caused by the inability to go on making films.”

Variety

En la primera escena de Dolor y gloria observamos un cuerpo (el de Antonio Banderas), inmóvil, en el fondo de una piscina. La cámara recorre una cicatriz de su cuerpo adelantando lo que va a ocurrir en el filme: se van a destapar sus peores momentos.

Almodóvar may not be bowing out, just regrouping. Like “Julieta,” “Dolor y Gloria” looks on paper like the result of a desire not only to return to his roots, a practice he began way back with “The Flower of My Secret,” but to portray the evolution of a life somewhat close to his own from the freshness and promise of youth onwards.

Variety

A través del reencuentro con una vieja amiga (Cecilia Roth) y gracias a la proyección de una película suya en la Filmoteca Española, el director Salvador Mallo (Antonio Banderas) se deberá enfrentar a su pasado para seguir adelante. Así aparecen o recuerda a diferentes personas que pasaron por su vida y dejaron una huella.

El primero de ellos es Alberto Crespo (Asier Etxeandia). Un actor con el que hizo una película al que lleva 32 años sin ver. El reencuentro con esta persona le beneficia para apaciguar todos los dolores que sufre, internos y mentales.

Es destacable la escena donde asistimos, a través de dibujos de Juan Gatti, a una distinción entre el dolor provocado por enfermedad y los dolores surgidos por el alma. Dolor y gloria se centra en los dolores del alma.

Habla de una vida hecha pedazos que debe ir recomponiendo para volver a alcanzar de nuevo la gloria, personal y artística. Asistimos a una radiografía de su vida marcada por fases. Desde el primer deseo a las últimas confesiones entre una madre o un hijo.

En Dolor y gloria hay lugares comunes del cine de Almodóvar. El uso de colores intensos como el rojo, que simboliza valentía y pasión. El humor en algunos planos dramáticos. El monólogo teatral como catalizador de las emociones de algunos personajes. Y un gran amor por el séptimo arte.

Almodóvar juega con los espacios temporales a su antojo, enseña lo justo y necesario para forjar la personalidad del protagonista. 

Desgrana uno a uno todos los males que ha vivido, que le han producido dolor, y con una genialidad reivindicable transforma todo el dolor que ha vivido el protagonista en gloria: ¿qué significa ello para Salvador Mallo? Rodar, rodar su vida. Volver a la gloria, al éxito.

Vida Latina

To Top