DeViaje

12 Playas Inolvidables

En esta selección encontrarás los arenales y calas más irresistibles del planeta; desde el Mediterráneo hasta el océano Pacífico. Playas hermosas hay muchas en el mundo. Pero estas doce reúnen todos los elementos que siempre soñaste para definir al paraí­so…

– Whitehaven (Australia)

Hayman Islands es una de las 74 islas del archipiélago de Whitsunday, en la costa de Queensland. Destaca por encima de todas las demás porque en ella se encuentra Whitehaven, la playa más fabulosa de esta porción de la costa australiana. En los dí­as soleados, que son casi todos, Whitehaven luce una belleza chispeante, con bancos de arena plateada que emergen en la bajamar, mientras las aguas someras dibujan miles de tonalidades que van del turquesa al esmeralda y el zafiro. Rodeada por la Gran Barrera de Coral, Whitehaven es un paraí­so para el buceo con aletas y tubo.

– Pink Sands Beach, (Harbour Island, Bahamas)

En un archipiélago donde lo que abundan son las playas de fantasí­a, una despunta sobre los demás. Es Pink Sands Beach, un enorme arenal de casi 5 km de extensión en Harbour island, un islote alargado del grupo de las Eleuthera, en el norte de Bahamas, cuya particularidad es el llamativo color rosa de sus granos de sí­lice. La pigmentación que da nombre a la playa proviene de los antiguos corales que la erosión del agua convirtió en fina arena. Se puede llegar en barco-taxi desde el aeropuerto de North Eleuthera. Harbour Island cuenta con una buena infraestructura de hoteles y cabañas de lujo muy integrados en la naturaleza.

– Cayo Largo, Cuba

El corsario Francis Drake y también Cristóbal Colón desembarcaron en Cayo Largo antes de cruzar el Atlántico. Cinco siglos después, aquel islote situado a 177 kilómetros de la costa sudoeste de Cuba es un destino único para disfrutar del sol y las aguas del Caribe. Las playas Sirena, Lindamar y Paraíso, con palmeras enanas inclinadas sobre la arena blanca, preservan la imagen de edén que hallaron los antiguos navegantes. Cayo Largo está conectada por barco con Varadero y por avión con La Habana, la capital cubana.

– Cala Macarelleta. Menorca

La costa sur de la isla balear reúne algunas de las mejores playas de España: calas de arenas blancas abrazadas por pinos que se asoman al agua desde las rocas. Cala Macarella y su hermana pequeña, Macarelleta, son un excelente ejemplo de este paisaje mediterráneo. Se encuentran a 14 kilómetros de Ciutadella, siguiendo una carretera flanqueada por muros de piedra seca que, después de serpentear entre campos sin cultivar, desciende por un torrente hasta casi alcanzar la arena. Para disfrutar a fondo de un día en estas playas es indispensable llevar gafas y tubo de buceo.

– Hidden Beach, Islas Marietas, México

Su nombre lo dice todo. Playa Oculta o Hidden Beach no se puede ver desde el exterior. Ubicada en las islas Marietas, es uno de los destinos más visitado de México.

– Grace Bay, Islas Turcas y Caicos

Grace Bay es parte de las Providenciales, en las Islas Turcas y Caicos. En medio del mar Caribe, es un destino ideal para aquellos amantes del buceo, la pesca y otros deportes acuáticos.

– Isla Tortuga (Costa Rica)

Ubicada frente a Punta Arenas, en el golfo de Nicoya, isla Tortuga es el epí­tome de isla lujuriosa y tropical. Un universo de bosques lluviosos, palmerales, flores, pájaros, montañas… todo rodeado de aguas que van del verde transparente al azul turquesa. Cualquiera de sus playas es un decorado perfecto de arenas blancas enmarcadas por altivos cocoteros. Un lugar para sentir, oí­r, oler y deleitarse con la esencia de la naturaleza inalterada por el hombre.

– Playa Flamenco (Puerto Rico)

Playa Flamenco es el arenal más bello de la isla de Culebra, uno de los islotes que rodean a Puerto Rico. Durante varias décadas, Culebra fue utilizada como base naval y zona de tiro por la marina estadounidense, una situación que generó muchas protestas por parte de la población y el causó grandes problemas sociales. A cambio, esa condición militar hizo que la isla apenas se urbanizara por lo que ha llegado a nuestros dí­as en unas excepcionales condiciones de conservación medioambiental. Playa Flamenco es el resumen perfecto de la naturaleza costera puertorriqueña. Arenas doradas, aguas cristalinas y templadas, manglares y una foresta tropical que pone el broche perfecto al decorado. Se puede llegar en autobús desde el aeropuerto de la isla. El mejor sitio para alojarse es el camping que hay junto a la playa.

– Paraty (Brasil)

Perdida al final de una bahí­a tan tranquila como un acuario, Paraty fue durante siglos la puerta de salida del oro y los minerales de Brasil. Hoy es uno de los pueblos coloniales más bellos del paí­s, en un rincón de la Costa Verde brasileña lleno de hermosas calas y playas y rodeado por una vegetación lujuriosa. Un paseo en barca por la bahí­a de Paraty significa un viaje a ese paraí­so que todos hemos soñado alguna vez. Muchas de las islas son privadas, con mansiones de ensueño, pero no hay que preocuparse. Los brasileños aseguran que solo en los alrededores de Paraty hay 65 islas y 300 playas, a cual más fascinante. Imposible no encontrar una para estar solo.

– Phi Phi Islands (Tailandia)

Basta decir que aquí­ se rodó La playa, la pelí­cula protagonizada en 1999 por Leonardo di Caprio, para definir cómo son las Phi Phi island. Situadas a dos horas en barco desde Phuket, la Phi Phi son el lugar más fantástico de toda la costa tailandesa. Constan de dos islas mayores y 4 islotes. La famosa playa del filme, todo un compendio de bellezas tropicales, está en la segunda de la islas principales, Phi Phi Lhey. No hay más infraestructura que un pequeño camping porque los pocos hoteles y servicios del archipiélago se ubican en la isla grande, Phi Phi Don. Pese a que cada vez llegan más visitantes, un baño en la playa de Phi Phi Lhey significa una inmersión en las aguas cristalinas del paraí­so.

– Anse Source d’Argent (Seychelles)

Los expertos dicen que Seychelles tiene las mejores playas del mundo. Y es muy posible, porque en este archipiélago tropical en el océano índico, al noreste de Madagascar, cuenta con varios arenales de ensueño. Lo que es seguro es que aquí­ está la playa más fotografiada del mundo: Anse Source d’Argent. Esta increí­ble cala rocosa se localiza en la isla de La Digue, una de las principales del archipiélago. Su belleza radica en la perfecta armoní­a con la que combinan las arenas de tono rosáceo, los enormes cocoteros y los grandes domos de piedra pulida que bordean la playa y que componen uno de los espectáculos visuales más increí­bles de la República de Seychelles, cuyos 115 islas e islotes suman una superficie total de apenas 455 km².

– Marita Beach (Bora Bora, Polinesia Francesa)

Matira es la única playa pública de la isla de Bora Bora, un atolón de la Polinesia Francesa ubicada al noroeste de Tahití­. Un sueño para aficionados a la fotografí­a y a la naturaleza con arenas de grano medio y un mar de colores imposibles donde los verdes y azules cristalinos juegan a componer postales de ensueño. La isla está formada por un antiguo volcán rodeado por una laguna interior y cuenta con buena infraestructura hotelera. Pero lo mejor es alojarse en algún lodge o cabaña tipo palafito sobre el agua. Las hay de todo tipo y precio, algunas incluso con suelo acristalado en la habitación para disfrutar de un sueño tropical sobre las aguas calmas de la laguna.

Vida Latina

To Top